Salve Phenix

Blog personal de Moisés Jurado

24.7.05

KANT vs. ME

Caracas; domingo 24 de julio de 2005
11:54 AM: Cielo parcialmente nublado. Mucho sol y mucho viento. Mañana fresca. Ambiente plácido. Total tranquilidad / Muy poco tráfico. Cansado, pero animado.
*
Desde la CRP, Kant parecía que protegía todo lo débil de su propia existencia: una obra monumental, prodigiosa que se abre como todo un universo con cientos de constelaciones. Elaborar todo el gran mapa del conocimiento humano con cientos de elementos que se desbordan y parecen cobrar vida en una construcción al parecer sólida, sin nigún tipo de falla o grieta. Sin embargo -y ya el siglo XIX y XX se encargarían de ello- las fallas son enormes y el castillo puede desvaratarse desde una de éstas pertubadoras fallas o grietas. Pero una vez inmerso en las aguas kantianas, al espectador sólo le toca disfrutar de toda la cosmogonía que puede desprenderse armoniosamente desde lo incólume de una Razón Pura, alejada de lo empírico, y sin embargo hecha a su medida. Como hombre de la Ilustración, Kant le daría importancia a la Razón y a sus luces, apartando el sistema de túneles oscuros del Instinto y la Sensibilidad, o mejor dicho, no dándole la importancia merecida. La pregunta es: ¿no será que el camino es a la inversa del sendero kantiano? ¿No será que los límites de la Razón deben abrir paso a los poderes ocultos del Instinto y la Sensibilidad humana, ante campos como la misma metafísica? Aún así, esta respuesta no se puede construir como discurso, como un axioma, no puede ser racionalizada. En esto Kant no se equivocó. Un estado místico, viviendo el noúmeno, no se puede explicar con argumentos, principios o razones...

1 Comments:

Anonymous Frank Fernow said...

Moe, eres lo maximo

4:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home